martes, 8 de febrero de 2011

Desde el jardín de los niños


Entre lavandas y orejas de conejo, permanecen en pie figuras de antaño que reflejan en sus desgastadas formas el paso del tiempo, y evocan en soledad  el esplendor de una época  que ya paso.










No hay comentarios:

Publicar un comentario